Exclamaciones

5.2. Discurso sobre el corto tiempo de vida

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Savatthi, en el Bosque del Príncipe Jeta, en el parque de Anathapindika. Y el venerable Ananda, saliendo de su retiro por la tarde, se acercó a donde se encontraba el bhagavant y, habiéndosele acercado, saludando al bhagavant, se sentó a un lado y, sentado a un lado, el venerable Ananda le dijo al bhagavant:

«¡Qué maravilloso señor, qué extraordinario, señor, lo corta que ha sido la vida de la madre del bhagavant; murió a los siete días de nacido el bhagavant y renació entre los dioses Tusita !»

«Así es, Amanda, pues las madres de los bodhisattvas tienen corta vida, las madres de los bodhisattvas mueren a los siete días de nacido el bodhisattva y renacen entre los dioses Tusita».

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana

Todos los seres que existen
y todos los seres que existirán
se irán de este mundo abandonando sus cuerpos,
que el sabio,
comprendiendo esta desgracia que afecta a todos,
lleno de fervor, practique la vida religiosa.