Exclamaciones

6.1. Discurso con Cula Panthaka

[Leer en pali]

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Vesali, en el Gran Bosque, en el Pabellón-de-techos-inclinados. Y el bhagavant por la mañana, después de vestirse, tomando su manto y su escudilla, entró en Vesali en busca de limosna. Habiendo recorrido Vesali en busca de limosna, regresando por la tarde de la recolección de limosnas, le dijo al venerable Ananda: «Toma un asiento, Ananda. Iremos a donde está el monumento sepulcral de Chapala para descansar durante las horas de calor».

Diciendo: «Sí, señor», el venerable Ananda, obedeciendo al bhagavant y tomando un asiento, lo siguió paso a paso. Y el bhagavant se dirigió a donde estaba el monumento sepulcral de Chapala y, una vez ahí, se sentó en el asiento preparado para él; y, habiéndose sentado, el bhagavant le dijo al venerable Ananda:

«Vesali es hermosa, oh Ananda, hermoso es el monumento sepulcral de Udena, hermoso es el monumento sepulcral de Gotamaka, hermoso es el monumento sepulcral de los Siete Mangos, hermoso es el monumento sepulcral de los Numerosos Hijos, hermoso es el monumento sepulcral de Sarandada, hermoso es el monumento sepulcral de Chapala. Oh Ananda, quienquiera que haya desarrollado, incrementado, dominado, practicado a fondo, experimentado, acrecentado, realizado esforzadamente las cuatro bases de los poderes sobrenaturales, si lo deseara, podría vivir un ciclo cósmico o lo que queda del ciclo. Oh Ananda, el tathagata ha desarrollado, incrementado, dominado, practicado a fondo, experimentado, acrecentado, realizado esforzadamente las cuatro bases de los poderes sobrenaturales. Si lo deseara, oh Ananda, el tathagata podría vivir un ciclo cósmico o lo que queda del ciclo».

Aun cuando el bhagavant hizo clara su intención, hizo claro su sentido, el venerable Ananda no pudo comprender, no le suplicó al bhagavant: «¡Señor, viva el bhagavant un ciclo cósmico; viva el bien encaminado un ciclo cósmico para bien de mucha gente, para felicidad de mucha gente, por compasión del mundo, para beneficio, para bien, para felicidad de dioses y de hombres!» -actuando como actuaría uno cuyo corazón estuviera poseído por Mara.

Por segunda vez el bhagavant le dijo al venerable Ananda:

«Vesali es hermosa, oh Ananda, hermoso es el monumento sepulcral de Udena, hermoso es el monumento sepulcral de Gotamaka, hermoso es el monumento sepulcral de los Siete Mangos, hermoso es el monumento sepulcral de los Numerosos Hijos, hermoso es el monumento sepulcral de Sarandada, hermoso es el monumento sepulcral de Chapala. Oh, Ananda, quienquiera, que haya desarrollado, incrementado, dominado, practicado a fondo, experimentado, acrecentado, realizado esforzadamente las cuatro bases de los poderes sobrenaturales, si lo deseara, podría vivir un ciclo cósmico, o lo que queda del ciclo. Oh Ananda, el tathagata ha desarrollado, incrementado, dominado, practicado a fondo, experimentado, acrecentado, realizado esforzadamente las cuatro bases de los poderes sobrenaturales. Si lo deseara, oh Ananda, el tathagata podría vivir un ciclo cósmico o lo que queda del ciclo».

Aun cuando el bhagavant hizo clara su intención, hizo claro su sentido, el venerable Ananda no pudo comprender, no le suplicó al bhagavant: «¡Señor, viva el bhagavant un ciclo cósmico; viva el bien encaminando un ciclo cósmico para bien de mucha gente, para felicidad de mucha gente, por compasión del mundo, para beneficio, para bien, para felicidad de dioses y de hombres¡» -actuando como actuaría uno cuyo corazón estuviera poseído por Mara.

Y por tercera vez el bhagavant le dijo al venerable Ananda: «Vesali es hermosa, oh Ananda, hermoso es el monumento sepulcral de Udena, hermoso es el monumento sepulcral de Gotamaka, hermoso es el monumento sepulcral de los Siete Mangos, hermoso es el monumento sepulcral de los Numerosos Hijos, hermoso es el monumento sepulcral de Sarandada, hermoso es el monumento sepulcral de Chapala. Oh Ananda, quienquiera que haya desarrollado, incrementado, dominado, practicado a fondo, experimentado, acrecentado, realizado esforzadamente las cuatro bases de los poderes sobrenaturales, si lo deseara, podría vivir un ciclo cósmico o lo que queda del ciclo. Oh Ananda, el tathagata ha desarrollado, incrementado, dominado, practicado a fondo, experimentado, acrecentado, realizado esforzadamente las cuatro bases de los poderes sobrenaturales. Si lo deseara, oh Ananda, el tathagata podría vivir un ciclo cósmico o lo que queda del ciclo».

Aun cuando el bhagavant hizo clara su intención, hizo claro su sentido, el venerable Ananda no pudo comprender, no le suplicó al bhagavant: «¡Señor, viva el bhagavant un ciclo cósmico; viva el bien encaminado un ciclo cósmico para bien de mucha gente, para felicidad de mucha gente, por compasión del mundo, para beneficio, para bien, para felicidad de dioses y de hombres!» -actuando como actuaría uno cuyo corazón estuviera poseído por Mara.

Entonces el bhagavant le dijo al venerable Ananda: «Puedes irte, Ananda, cuando lo juzgues conveniente». Diciendo:

«Sí, señor», el venerable Ananda, obedeciendo el bhagavant levantándose de su asiento, saludando al bhagavant, haciendo el padakkhina ,se sentó cerca, bajo un árbol.

Poco después que el venerable Ânanda se retirara, Mara, el Maligno, se dirigió hacia donde estaba el bhagavant y, una vez ahí, se quedó, de pie, a un lado; y, de pie, a un lado, Mara, el Maligno, le dijo al bhagavant:

«Ya debe el bhagavant entrar en el parinirvana; ya debe el bien encaminado entrar en el parinirvana; ya es tiempo para el bhagavant de entrar en el parinirvana. Señor, el bhagavant ha dicho estas palabras: 'Yo, oh Maligno, no entraré en el parinirvana mientras mis bhikkhus no sean discípulos firmes, bien disciplinados, seguros de sí, bien instruidos, conocedores de la doctrina, que actúen de conformidad con la doctrina, lleven una vida correcta, vivan de acuerdo con la doctrina y que, exaltando a su propio maestro, expliquen, enseñen, den a conocer, difundan, aclaren, analicen, comenten la doctrina; y, reprimiendo cualquier objeción que se produzca, refutándola de acuerdo con la razón, prediquen la doctrina sublime'. Pues bien, señor, ahora los bhikkhus del bhagavantbhagavant entrar en el parinirvana; ya debe el bien encaminado entrar en el parinirvana; ya es tiempo para el bhagavant de entrar en el parinirvana. ya son discípulos firmes, bien disciplinados, seguros de sí, bien instruidos, conocedores de la doctrina, que actúan de conformidad con la doctrina, llevan una vida correcta, viven de acuerdo con la doctrina y, exaltando a su propio maestro, explican, enseñan, dan a conocer, difunden, aclaran, analizan, comentan la doctrina; y, reprimiendo cualquier objeción que se produce, refutándola de acuerdo con la razón, predican la doctrina sublime. Ya debe entonces el

El bhagavant ha dicho estas palabras: 'Maligno, yo no entraré en el parinirvana mientras mis bhikkhunis no sean discípulas firmes, bien disciplinadas, seguras de sí, bien instruidas, conocedoras de la doctrina, que actúen de conformidad con la doctrina, lleven una vida correcta, vivan de acuerdo con la doctrina y que, exaltando a su propio maestro, expliquen enseñen, den a conocer, difundan, aclaren, analicen, comenten la doctrina; y, reprimiendo cualquier objeción que se produzca, refutándola de acuerdo con la razón, prediquen la doctrina sublime'. Pues bien, señor, ahora las bhikkhunîs del bhagavant ya son discípulas firmes, bien disciplinadas, seguras de sí, bien instruidas, conocedoras de la doctrina, que actúan de conformidad con la doctrina, llevan una vida correcta, viven de acuerdo con la doctrina y, exaltando a su propio maestro, explican, enseñan, dan a conocer, difunden, aclaran, analizan, comentan la doctrina; y, reprimiendo cualquier objeción que se produce, refutándola de acuerdo con la razón, predican la doctrina sublime. Ya debe entonces el bhagavant entrar en el parinirvana, ya debe el bien encaminado entrar en el parinirvana; ya es tiempo para el bhagavant de entrar en el parinirvana.

El bhagavant ha dicho estas palabras: 'Maligno, yo no entraré en el parinirvana mientras mis upasakas no sean discípulos firmes, bien disciplinados, seguros de sí, bien instruidos, conocedores de la doctrina, que actúen de conformidad con la doctrina, lleven una vida correcta y vivan de acuerdo con la doctrina y que, exaltando a su propio maestro, expliquen, enseñen, den a conocer, difundan, aclaren, comenten la doctrina; y, reprimiendo cualquier objeción que se produzca, refutándola de acuerdo con la razón, prediquen la doctrina sublime. Pues bien, señor, ahora, los upasakas del bhagavant ya son discípulos firmes, bien disciplinados, seguros de sí, bien instruidos, conocedores de la doctrina, que actúan de conformidad con la doctrina, llevan una vida correcta, viven de acuerdo con la doctrina y, exaltando a su propio maestro, explican, enseñan, dan a conocer, difunden, aclaran, analizan, comentan la doctrina; y, reprimiendo cualquier objeción que se produce, refutándola de acuerdo con la tazón, predican la doctrina sublime. Ya debe entonces el bhagavant entrar en el parinirvana; ya debe el bien encaminado entrar en el parinirvana; ya es tiempo para el bhagavant de entrar en el parinirvana.

El bhagavant ha dicho estas palabras: 'Maligno, yo no entraré' en el parinirvana mientras mis upasikas no sean discípulas firmes, bien disciplinadas, seguras de sí, bien instruidas, conocedoras de la doctrina, que actúen de conformidad con la doctrina, lleven una vida correcta y vivan de acuerdo con la doctrina y que, exaltando a su propio maestro, expliquen, enseñen, den a conocer, difundan, aclaren, analicen, comenten la doctrina; y, reprimiendo cualquier objeción que se produzca, refutándola de acuerdo con la razón, prediquen la doctrina sublime, Pues bien, ahora, las upasikas del bhagavant ya son discípulas firmes, bien disciplinadas, seguras de sí, bien instruidas, conocedoras de la doctrina, que actúan de conformidad con la doctrina, llevan una vida correcta, viven de acuerdo con la doctrinas, y exaltando a su propio maestro, explican, enseñan, dan a conocer, difunden, aclaran, analizan, comentan la doctrina; y, reprimiendo cualquier objeción que se produce, refutándola de acuerdo con la razón, predican la doctrina sublime. Ya debe entonces el bhagavant entrar en el parinirvana; ya debe el bien encaminado entrar en el parinirvana; ya es tiempo para el bhagavant de entrar en el parinirvana.

El bhagavant ha dicho estas palabras: “Maligno, yo no entraré en el parinirvana mientras mi vida religiosa no sea perfecta, fecunda, ampliamente difundida, conocida por muchos, al alcance de todos; mientras no sea proclamada por hombres y por dioses'. Pues bien, señor, ahora la vida religiosa del bhagavant ya es perfecta, fecunda, está ampliamente difundida, es conocida por muchos, está al alcance de todos; ya ha sido proclamada por hombres y por dioses. Ya debe el bhagavant entrar en el parinirvana; ya debe el bien encaminado entrar en el parinirvana ; ya es tiempo para el bhagavant de entrar en el parinirvana».

Después que el Maligno habló así, el bhagavant le contestó: «No te preocupes, Maligno, pronto tendrá lugar el parinirvana del tathagata; dentro de tres meses, el tathagata entrará en el parinirvana ».

Y el bhagavant, en el monumento sepulcral de Chapala, atento y consciente, se liberó de los factores condicionantes de la existencia; y una vez que se liberó de los factores condicionantes de la existencia, se produjo un gran temblor de tierra terrible y horripilante y estallaron los tambores celestiales.

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana :

El sabio arrojó de sí
los factores condicionantes de la existencia,
la existencia física y la psíquica;
lleno de alegría interior, concentrado,
destrozó, como a una cota de malla,
su propia existencia.