Exclamaciones

6.5. Segundo discurso sobre las diversas religiones

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Savatthi, en el Bosque del Príncipe Jeta, en el parque de Anathapindika. En aquella ocasión se encontraban en Savatthi numerosos samanes, brahmanes y mendicantes, de variadas sectas, que sostenían diversas teorías, que aceptaban distintas creencias, que manifestaban diferentes inclinaciones, que se adherían a diversas doctrinas.

Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma y el mundo son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma y el mundo no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma y el mundo son eternos y no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma y el mundo no son eternos y no no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso» - Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma y el mundo son creados por sí mismos; ésa es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma y el mundo son creados por otro; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma y el mundo son creados por sí mismos y creados por otro; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «El alma y el mundo no son creados por sí mismos y no son creados por otro; han surgido espontáneamente; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así:

«La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son eternos y no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo no son eternos y no no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son creados por sí mismos; ésta es la verdad lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son creados por otro; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son creados por sí mismos y creados por otro; ésta es la verdad, lo demás es falso». Habían algunos samanes y brahmanes que opinaban y se expresaban así: «La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo no son creados por sí mismos y no son creados por otro; han surgido espontáneamente; ésta es la verdad, lo demás es falso».

Y así ellos se peleaban, reñían, disputaban y vivían agrediéndose unos a otros con palabras hirientes: «La verdad es así, la verdad no es así; la verdad no es así, la verdad es así».

Entonces numerosos bhikkhus, por la mañana, después de vestirse, tomando sus mantos y sus escudillas, entraron en Sâvatthi en busca de limosna. Habiendo recorrido Savatthi en busca de limosna, retornando por la tarde de la recolección de limosnas, se acercaron a donde estaba el bhagavant y, habiéndosele acercado, saludando al bhagavant, se sentaron a un lado. Entonces, sentados a un lado, aquellos bhikkhus le dijeron al bhagavant: «Aquí, señor, en Sâvatthi, se encuentran numerosos samanes, brahmanes y mendicantes, de variadas sectas, que sostienen diversas teorías, que aceptan distintas creencias, que manifiestan diferentes inclinaciones, que se adhieren a diversas doctrinas. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El alma y el mundo son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: 'El alma y el mundo no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El alma y el mundo son eternos y no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y que expresan así: 'El alma y el mundo no son eternos y no no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: 'El alma y el mundo son creados por sí mismos; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El alma y el mundo son creados por otro; ésta es la verdad lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: 'El alma y el mundo son creados por sí mismos y creados por otro; ésta es la verdad lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “El alma y el mundo no son creados por sí mismos y no son creados por otro, han surgido espontáneamente; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: 'La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo no son eternos; ésta es la verdad lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: 'La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son eternos y no son eternos, ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: 'La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo no son eternos y no no son eternos; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: 'La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son creados por sí mismos; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: 'La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son creados por otro; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: “La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo son creados por sí mismos y creados por otro; ésta es la verdad, lo demás es falso'. Hay algunos samanes y brahmanes que opinan y se expresan así: 'La felicidad, la desgracia, el alma y el mundo no son creados por sí mismos y no son creados por otro, han surgido espontáneamente; ésta es la verdad, lo demás es falso'.

Y así ellos se pelean, riñen, disputan y viven agrediéndose unos a otros con palabras hirientes: 'La verdad es así, la verdad no es así; la verdad no es así, la verdad es así'».

«Oh bhikkhus, los mendicantes de otras sectas son ciegos, carecen de ojos, no conocen el bien, no conocen el mal, no conocen la doctrina, no conocen lo que no es la doctrina. Y al no conocer el bien, al no conocer el mal, al no conocer la doctrina, al no conocer lo que no es la doctrina, se pelean, riñen, disputan y viven agrediéndose unos a otros con palabras hirientes: 'La verdad es así la verdad no es así; la verdad no es así, la verdad es así».

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana

Algunos samanes y brahmanes
están entregados a esta clase de disputas
y mientras tanto se hunden
sin alcanzar terreno firme.