Exclamaciones

7.4. Segundo discurso con los apegados

He aquí lo que yo he oído decir. Cierta vez el bhagavant se encontraba en la ciudad de Savatthi, en el Bosque del Prín­cipe Jeta, en el parque de Anathapindika. En aquella ocasión, en Savatthi, la mayoría de los hombres vivían desmedidamente apegados a los placeres, llenos de pasión, dominados por la codicia, esclavizados, atontados, adictos a los placeres, ence­guecidos, embriagados por ellos.

El bhagavant, por la mañana, después de vestirse, tomando su manto y su escudilla, entró en Savatthi en busca de limos­na. Y el bhagavant vio en Savatthi que la mayoría de los hom­bres vivían desmedidamente apegados a los placeres, llenos de pasión, dominados por la codicia, esclavizados, atontados, adic­tos a los placeres, enceguecidos, embriagados por ellos.

El bhagavant, comprendiendo el sentido, dijo en aquella ocasión este udana

Cegados por los placeres, envueltos por sus redes
cubiertos por el manto del deseo,
capturados por el Amigo de los Desidiosos
como peces en la red del pescador,
van tras la vejez y la muerte
como un ternero mamón va tras de su madre.